4 regalos para intercambiar con Dios

regalosCon la Navidad también llega el momento de compartir regalos con familiares y amigos a través de la cada vez más popular costumbre del intercambio de regalos. Saber que regalar puede ser tan complicado o sencillo dependiendo de cuánto se conoce a la persona, pero en general, el objetivo es elegir un obsequio que sorprenda y guste al receptor. Si se trata de regalar a alguien de tu familia, hijos, pareja,  papás, hermanos o mejor amigo es más fácil que encuentres un obsequio adecuado porque conoces sus gustos y preferencias por ciertos artículos. Aún y cuando puede ser una tarea sencilla, puede resultar complicado hacer una elección acertada y con frecuencia la pregunta que nos hacemos es ¿qué puedo considerar a la hora de elegir el regalo? ¿este regalo es un mensaje o muestra del cariño que tengo por esa persona?, sin duda es muy importante cuidar los detalles antes de elegir el regalo para que el intercambio resulte más agradable.

Si tuvieras la oportunidad de hacer un intercambio de regalos con Dios directamente, ¿qué le regalarías y que te gustaría que El te regalara?

4 regalos para intercambiar con Dios

1. Dale a Dios tus miedos y temor y el te dará seguridad.

Alguna vez haz meditado a profundidad ¿Qué haría si no tuviera miedo? Los grandes enemigos del éxito son el miedo y el temor.

El miedo es el enemigo número uno del hombre. Dicho de otra manera: Tu peor enemigo eres tú mismo. Todos, al menos una vez en nuestra vida hemos tenido que lamentar el haber sido paralizados por nuestros miedos y temores y caemos en el absurdo juego del: SI HUBIERA… si hubiera creado ese negocio, si hubiera aceptado ese negocio, si hubiera tocado esa puerta, si hubiera pedido perdón, si hubiera dicho eso, bla, bla, bla…

Lo peor de caer en el juego del miedo, es no darme cuenta de la pérdida de capacidades y habilidades para hacer bien las cosas. No solo se pierde la habilidad, también, la pericia, la seguridad, la excelencia y el éxito.

Como dato curioso, en la Biblia aparecen 365 veces frases como:  “No temas”, “No tengas  miedo” o expresiones similares a éstas.

Preguntate: ¿Qué es lo peor que me puede pasar sí fracaso?

¿Cuáles son tus principales temores?

2. Dale a Dios tu tristeza y el te dará alegría.

La pregunta frecuente puede ser: ¿Cómo no sentir tristeza cuando veo y escucho lo que está pasando en mi país y en el mundo?

La tristeza es un sufrimiento anímico provocado por un evento externo que resulta doloroso o difícil, cuando vemos lo que está pasando, cuando todo nuestros esfuerzos parecen no lograr nada, experimentamos este sentimiento de tristeza, que si  permanece en el tiempo, nos encontramos con la depresión, la cual viene acompañada además de otros síntomas, como la sensación de vacío, el pesimismo, sentimientos de culpa, desinterés por lo que antes resultaba agradable, falta de ánimo, frustación alteraciones de todo tipo como sueño, apetito, etc. Sin embargo y por otro lado, la alegría es una emoción momentánea y está relacionada con algo que sucede afuera de nosotros. La sentimos cuando obtenemos aquello que deseamos. Puede ser éxito, dinero, el amor de alguien, un trabajo, el reconocimiento de una persona, etc. La clave para vivir alegres es ser agradecido y reconocer en todo tiempo nuestro logros, conquistas y resultados favorables, diferente a quejarnos de lo que no tenemos y no logramos. Se muy creativo este 2015, diciendo no a la tristeza y si a la alegría.

 

3. Dale a dios tu ansiedad y el te dará su paz.

¿Sabías que a lo largo de los últimos 3500 años, hubo en promedio, 230 años de paz en el conjunto de países del mundo civilizado? ¿ y que en estos 3,500 años se han roto 8,000 tratados de paz? Este 7% de paz en el mundo, justifica la creación de la ONU (organización de las Naciones Unidas), para luchar por la paz mundial y la defensa de los derechos de la humanidad, para impedir el surgimiento de nuevas guerras.

¿Qué tal tu vida? ¿Cuantos días al año vivimos en paz? ¿Cómo anda tu ansiedad?

 

4. Dale a Dios tu confusión y el te dará su dirección.

Confusión es la incapacidad para pensar de manera tan clara y rápida como uno normalmente lo hace, es cuando nos sentimos desorientados y tenemos dificultad para prestar atención, recordar y tomar decisiones, competencias necesarias un la actualidad. ¿No es maravilloso el GPS que me dirige exactamente al lugar donde quiero  llegar?  ¿Te imaginas saber como dirigir tu vida, proyecto, empresa de tal manera que puedas tomar decisiones que te lleve al logro y resultados excepcionales?

Si nunca lo hemos hecho y todo esto parece una locura, hoy podemos en medio de estas fiestas que inspiran a la paz, amor, esperanza y perdón, hacer un intercambio con Dios. ¿Tú que intercambiarias con El?

 

Felices fiestas.

¿Sabes cuál es la edad requerida para usar Facebook?

La respuesta a esta pregunta se encuentra en el “Contrato de los Términos del Servicio” que NO leemos y con singular alegría y rapidez le damos click y referente a la edad dice lo siguiente:

4. Utilización del Servicio

4.1 . – El usuario debe tener trece (13) años de edad o más para poder registrarse en Facebook o utilizar cualquiera de los servicios ofrecidos por Facebook. El uso del servicio o membresía no es permitido en aquellas áreas o jurisprudencias
donde esté prohibido. Al utilizar cualquiera de los servicios de Facebook, el usuario representa y garantiza que dispone del derecho, autoridad y capacidad de aceptar este acuerdo y de atenerse a todas las cáusulas y términos de este acuerdo

En otras palabras,,,, NO UTILIZARÁS FACEBOOK SI ERES MENOR DE 13 AÑOS. La respuesta está clara.
Facebook requiere que sus usuarios tengan 13 años de edad para poder utilizar su servicio. Si estás debajo de esa edad, Facebook no te permitirá ingresar a tu configuración tu verdadera edad y fecha de nacimiento. Si intentas hacerlo,
verás aparecer un cartel que dice:

No eres elegible para registrarte en Facebook”

La pregunta es: ¿Dónde estamos los papás que NO nos interesa saber dónde se firman o registran nuestros hijos?

Te invito a que leas los contratas de las redes sociales que usas tú y tus hijos y te tomes un tiempo para conversar con él a éste respecto. ¿Aceptas?

 

DEJANDO IR,,,

Tanto de que escribir,,,

Hoy meditaba en el tema de “acción”. Tomar acción para hacer que las cosas sucedan. Todo el tiempo estoy pensando y escribiendo en mi cabeza; cada momento hay algo nuevo y bueno que escribir. Sin embargo no tomo “acción”, no me siento frente a mi lap a escribir o no tomo un papel y pluma y pongo en “black & White” (como dicen los gringos) lo que quiero
comunicar, decir gritar, compartir,,,,

Dejar ir,,,

Dejar ir,,,

Siempre he creído que no soy buena escribiendo, así que en éste momento “dejo ir” esa idea y ese punto de vista que yo misma me inventé y me creo (de crear)como una comunicadora y escritora que toma acción no importa que tan buena o mala sea para escribir.

En la vida llegan momentos cuando puedes  elegir dejar ir” o “seguir con tu cuento o historia” sobre algo que te has dicho o te has inventado. Yo no recuerdo en qué momento me dije que era mala para escribir pero me la creí muy bien y le he hecho mucho caso. Lo que he escrito hasta ahora no ha sido fácil, tardo horas, lo leo, lo vuelvo a leer, lo re-leo y siempre busco la aprobación. Siento que a veces me preocupa mucho como se va a ver lo que escribo o que van a decir de lo que escribo que me pierdo del foco del contenido o lo que quiero comunicar.  ¿Me explico?, ¿no te pasa lo mismo?

Ciertamente abro mi corazón al escribir, quiero compartir, contribuir, impactar pero dudo tanto de la manera que lo hago por miedo a hacer el ridículo que no lo hago o tardo tanto  en lograr algo que postergo y postergo.

Retomando el tema de la “acción”, y ahora que he elegido “dejar ir” que no soy buena escribiendo, me pongo en acción y creo la posibilidad de escribir al menos 2 veces a la semana en mi blog. Y tú, ¿tienes un blog? ¿Cada cuando escribes?

Para complementar éste post y animarte a que escribas en tu blog te dejo éste link: ¿Qué es un blog?

Hasta la próxima