Empoderamiento de las Mujeres de HOY

Empoderamiento de la mujer

El Día Internacional de la Mujer se festeja desde 1911 y nació por la lucha de las mujeres para  obtener una igualdad con el hombre y con la sociedad. En México, la efeméride se celebró por primera ocasión en 1935, a 78 años de aquella conmemoración, entre los logros de las mexicanas para alcanzar la igualdad, justicia, y paz en la convivencia, así como respeto a sus derechos humanos, destacan el acceso a la educación y el derecho a votar y ser votadas.

Después de 102 años de celebrar este nuestro día, mi  propuesta es no solo buscar que los derechos de la mujer se integren cada día más a la vida política y económica de los países, sino también  procurar un encuentro con su propia grandeza, luz y poder, un poder entendido como el arte de conseguir que la gente haga voluntariamente lo que ellas quieren debido a su influencia, pero sobre todo poder sobre ellas mismas, algo así como lo que dijo Mary Wollstonecraft “No deseo que  las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”.

¿Qué es tener poder sobre ellas mismas? Entendamos este poder sobre ellas mismas como “empoderamiento”.  Un proceso por medio del cual las mujeres incrementan su capacidad de configurar sus propias vidas y su entorno, una evolución en la concientización de las mujeres sobre si mismas, en su estatus y en su eficacia en las interacciones sociales. *Margaret Shuler.

El empoderamiento,  es más que solo una palabra que se ha puesto de moda y que ha , ha alcanzado su máxima expresión en los últimos tiempos en los temas relativos al genero, como proceso de transformación para las mujeres, en el que van aumentando su participación en la sociedad social, sociedad familiar, sociedad política, empresarial, etc.

Es importante entonces hablar sobre éste PODER. No existe una fábrica de poder, ni una tienda donde comprarlo, ni una varita mágica que nos convierta en poderosas de la noche a la mañana.

No se puede negar que nacemos con poder, mucho poder, mismo que se construye o destruye durante la vida. Pero también hay otra fuerza, tal vez más importante, que es el conjunto de influencias externas, que nos ayudan a aumentar o anular ese PODER natural y gratis con el que todas nacemos.

Me refiero a esos patrones o moldes que nos da la sociedad, moldes que nos dicen la manera como suponemos debemos de ser, ese patrón o moldes que nos ha dado la sociedad.

Como dije antes –nacemos siendo seres poderosos, muy poderosos, con un arsenal de competencias, talentos y cualidades  infinitas.

Sin embargo, crecimos pensando y creyendo que no tenemos ninguna clase de poder.

Nos inculcaron el miedo;  miedo al mundo, miedo a los hombres, miedo a expresar,  miedo al sexo, miedo al éxito, al logro, al triunfo… ¡MIEDO A SER MUJER! dime:

¿Cuáles son tus miedos?

Vivimos preocupadas, angustiadas, como apocadas a un destino de enfermedad, de tibieza, de conformismo, de pobreza, desde un contexto de desempoderamiento.

Si tan solo hiciéramos lo contrario, si simplemente educáramos a nuestra mente, viviríamos una realidad diferente, sin embargo nos empeñamos en olvidarlo…

Con el fin de que puedas comprobar lo dicho, te pido que hagamos un EJERCICIO:

  • Donde quiera que estés, cierra tus ojos y ve a un momento donde hayas sentido mucho MIEDO, experimenta los pensamientos, sentimientos, emociones, postura, sensanciones; vívelo, siéntelo, experiméntalo.
  • Ahora ve a un momento donde te hayas sentido PODEROSA, un momento de seguridad en ti misma, de amor en ti misma, de grandeza. Experimenta tu cuerpo, tus emociones, tus sentimientos, tus pensamientos; ¿qué estás generando desde esa energía? Revive ese momento, observa tu rostro, permítete experimentarlo. ¡Qué cambio!, ¿no?

La contracara del poder es el miedo, la inseguridad, la baja autoestima, el miedo a no ser amados por nuestros padres, sociedad familiar, escolar, etc. El miedo a no llegar a ser aquello que se supone que debemos de ser. El miedo a no cumplir con la con expectativa de quien tengo o debo de llegar a ser. El miedo me aparta de quien yo soy, hace que desde muy pequeña sienta que yo soy un ser equivocado, un ser errado,  incompleto, como si algo me faltara.

Al final, el miedo es lo que genera mi desempoderamiento, ocultando quien  realmente soy, mi identidad, mi poder, mi gracia, mi carisma,  mis dones, mis cualidades y mis talentos y me hace ocultar mi identidad.

 El miedo nos lleva a limitar nuestro poder y potencial.

 El amor a mi misma, un alta la autoestima, es lo que me empodera es lo que hace que yo pueda conectar con ese poder interior.

Hablemos de  AUTOESTIMA…

No importa quien eres; sino quien tú creas que eres. No importa cuánto vales; sino cuánto tu crees que vales.

Como te decía, hoy tu tienes la forma del molde que te dio el mundo y,,, ESO CREES QUE ERES Y VALES.

¿Sabes? La autoestima depende de en qué medida nos sentimos valorados, queridos y aceptados por otros,  y en qué medida nos valoramos, queremos y aceptamos a nosotros mismos. Las personas con una autoestima sana se sienten bien consigo mismas, aprecian su propia valía y están orgullosas de sus capacidades, habilidades y logros. Las personas con baja autoestima sienten que no gustarán a nadie, que nadie los aceptará o que no son buenos en nada; total DESEMPODERAMIENTO.

Cuando tienes una autoestima alta, VIVES EMPODERADA, te sientes bien contigo misma; sientes que estás al mando de tu vida y eres flexible e ingeniosa, creativa; disfrutas con los desafíos que la vida te presenta; siempre estás preparado para abordar la vida de frente; te sientes poderosa y creativo y sabes como ” hacer que sucedan cosas ” en tu vida.

La buena noticas es que la autoestima se puede aumentar, desarrollar, recuperar, empecemos por saber que El verdadero amor empieza por ti misma. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. A alguien que no se ama a si mismo siempre va a sentir la necesidad de exigir amor.

Cuando estás completo contigo mismo, te has perdonado, aceptado y te amas hace una gran diferencia en tu vida y se nota.

Si yo me amo, me dan ganas de dar amor, si yo no me amo me dan ganas de exigir amor, es un hecho que soy ser humano y necesito amor. Como entiendo éste hecho de que porque soy ser humano necesito amor, exijo que alguien me lo tiene que dar, lo que hará una diferencia y el cambio en la mente es: Porque necesito amor, me urge dármelo a mí misma y una vez que me de tanto amor, me sentiré segura, aceptada, poderosa. Viviendo de mi propia fuente de grandeza, de luz, de amor y de PODER.

Cuanto más me ame, más podre amar. No hay una tarea más inteligente, sanadora, poderosa y apremiante en tu vida que perdonarte, aceptarte y AMARTE. Cuando te amas crees en ti y lo que decretes será hecho. Sientes que lo mereces, es un círculo. Si no te ama, no crees en ti, sientes que estás muy devaluada, tienes muy baja autoestima, te hablas feo te insultas, te maltratas.

Ejemplo: Te sale algo más o te da un golpe con algo… y te insultas, te hablas feo.. Recuerda: Haces tonterías pero no eres tonto.

¡Ya basta! de estar mendingando amor a todos desde Dios y hasta cualquier persona.

Amarte a ti mismo es la clave, es el paso al poder, a la libertad, a la autoexpresión, a la felicidad.

Enamórate de ti misma. ¿Cómo es una persona que está enamorado? Vive soñando, haciendo lo más increíble, está motivada, imparable, haciendo posible lo imposible, ¿no es así?

Recuerda alguna ocasión cuando estuviste bien contigo misma,  todo te salía bien y te sentías animada y con mucha ilusión. Ahora,,,, hay que enamorarnos de nosotros mismos,,,, volar, bailar, sonreír, no tener límites, etc. etc. y todo nos saldrá bien.

Para poder amarnos a nosotros mismo es necesario elegirnos y aceptarnos tal y como somos y como no somos. Elígete como MUJER y poderosa que eres.

EMPODÉRATE

 Desde esta perspectiva, el empoderamiento implica:

  1. Tomar conciencia de tu PODER y confianza en sí mismas.
  2. Toma libertad para decidir sobre tu vida y quitarte el yugo de subordinación.
  3. Tomar acción, identificar tus intereses y vive a la fuente de ti misma.

Como te darás cuenta, esta manera de empoderamiento, no conlleva la dominación del sexo opuesto sino como dijo Mary Wollstonecraft “No deseo que  las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”.

Somos seres de influencia sobre otros, tu y yo somos con quienes cuenta el país para acabar con la situación injusta que vivimos las mujeres en todo el mundo, y formar parte de la sociedad como ciudadanas de pleno derecho, en igualdad real de condiciones.

¿Sabes la abrumadora responsabilidad que has adquirido al elegir ser una mujer líder? Me asusta pensar en la indiferencia y riegos que es para todos incluyéndome por supuesto a mi misma, la indiferencia, incluso frivolidad de ante esta responsabilidad.

¿Sabes la repercusiones que tienen las vidas de aquellos a quienes sirves y diriges?

El verdadero EMPODERAMIENTO está al alcance de cualquiera, pero requiere de un tremendo esfuerzo personal para lograrlo. Desgraciadamente muchos de las que tenemos el privilegio de ser mujer, no vivimos como tales,  o  peor aún, re huyen serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *